Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 septiembre 2012

Es conocido como el ajedrez vikingo aunque poco tiene que ver con el ajedrez ni tampoco se ha demostrado que los vikingos lo practicasen. En cualquier caso, el Kubb es un entretenimiento tradicional sueco que se juega en exteriores sobre cualquier terreno (césped, tierra, nieve…). Pueden participar entre 2 y 12 jugadores y lo cierto es que goza de una gran popularidad entre personas de todas las edades.

El juego consta de 20 piezas de madera: 1 Rey que es la pieza más grande, 10 Kubbs que dan nombre al juego, 6 palos cilíndricos de madera y 4 marcadores o estacas.

Lo primero que hay que hacer es delimitar con los marcadores el terreno de juego y colocar las piezas sobre el mismo. Para ahorrarnos explicaciones lo mejor será ver la siguiente imagen representativa:

A continuación se decide quién tendrá el primer turno. Se puede echar a suertes o lanzar un palo y el que consiga aproximarse más al rey sin tirarlo será el primero en jugar.

El jugador A comienza de pie detrás de sus de Kubbs de base y tira los 6 palos contra los Kubbs del jugador B intentando derribarlos uno por uno. Debe lanzarse de un modo parecido al de la petanca, siempre desde debajo del hombro, nunca desde arriba. Está permitido que el palo rote pero siempre que sea en posición vertical.

Una vez que el jugador A ha tirado todos sus palos, es el turno del jugador B. Este deberá lanzar sus Kubbs derribados (si es que los hay) al terreno del rival, es decir más allá del Rey que es el que delimita la mitad del campo. El otro jugador los colocará donde se hayan quedado en posición vertical y estos pasarán a ser los Kubbs de campo del jugador A.

A continuación el jugador B comienza a tirar sus 6 palos pero deberá intentar derribar en primer lugar los Kubbs de campo, es decir aquellos que derribó anteriormente el jugador A y que se encuentran ahora en su campo. Si lo consigue podrá pasar a intentar derribar los Kubbs de base.

Cuando el jugador B ha tirado todos sus palos, es de nuevo el turno del jugador A y este deberá hacer lo mismo que acabamos de explicar en caso de que algunos de sus Kubbs hayan sido derribados. Deberá lanzarlos al terreno del rival que los colocará donde se hayan quedado en posición vertical. Como antes, deberá intentar derribar estos Kubbs de campo antes que los Kubbs de base.

La particularidad del juego está en que si un jugador no consigue derribar todos los Kubbs de campo, en el siguiente turno el otro jugador podrá tirar desde la posición de su Kubb de campo más adelantado, teniendo así una ventaja al estar más cerca de los Kubbs del rival. Aquí es donde cobra importancia la estrategia ya que cuando te derriban un Kubb debes sopesar si lanzarlo más cerca o más lejos al otro terreno. Si lo lanzas más cerca será más facil derribarlo cuando sea tu turno pero si fallas entonces el rival puede tirar desde la posición de ese Kubb que está más adelantado.

Una vez que un jugador consigue derribar todos los Kubbs del rival puede pasar a intentar derribar al Rey que está en el centro del campo. Si lo consigue, habrá ganado la partida.

Nota: ¡Cuidado con derribar al Rey antes que a los Kubbs! ¡El jugador que lo haga por accidente perderá inmediatamente la partida!

Read Full Post »

Nos ha tocado vivir una de las épocas más difíciles y convulsas de los últimos tiempos. Pareciera que nos precipitamos a las profundidades de un negro abismo del cual no tenemos escapatoria alguna. Gente desesperada que lucha por sobrevivir, injusticias, violencia en las calles… Es algo que nos afecta a todos y cada uno de nosotros, a nuestras familias y a nuestros amigos. ¿Qué es lo que hace un ásatrúar en estos casos?

Un ásatrúar ante todo nunca se autocompadecerá de sus desgracias pasadas ni de las que están por venir. Un ásatrúar mira a la adversidad a los ojos y le dice ¡aquí estoy yo y no te tengo miedo! Un ásatrúar se levanta cada día pensando en dar lo mejor de sí mismo. Sin plantearse la derrota en ningún momento y, aunque esta finalmente llegase, la acepta y se vuelve a levantar con orgullo. Así es como se comporta un verdadero ásatrúar. Siempre consciente de que ninguna fuerza terrenal ni divina va a venir a resolver los problemas. Es él mismo el que tiene que acudir sin temor a esa gran batalla que es la vida diaria con el convencimiento de que la victoria y el éxito están en sus manos.

Solo aquellos que afrontan la vida con coraje serán favorecidos por los dioses. Solo ellos serán los héroes. Animo a todas las personas, sean cuales sean su raza, sexo o creencias, a luchar día a día, a seguir adelante, pues no hay montaña lo suficientemente alta y escarpada, no hay océano lo suficientemente vasto y profundo, no hay nada, absolutamente nada, que no podamos vencer si tenemos fe en nosotros mismos.

¡Hail! ¡Y que los dioses os acompañen!

Read Full Post »

Las nueve nobles virtudes son el código de conducta del Ásatrú. Representan el conjunto de principios que deben guiar cada día de nuestra vida desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Están basadas en las virtudes que podemos aprender leyendo las Eddas (especialmente el poema Hávamál) y las Sagas germánicas. No hay que confundirlas con una serie de mandatos al estilo cristiano sino más bien deben ser entendidas como los vientos inspiradores que nos hacen encontrar nuestro rumbo como ásatrúars.

La interpretación de cada una de estas virtudes pueden variar dependiendo de la persona o del kindred pero la esencia es básicamente la misma para todos. Esta es nuestra interpretación personal:

  • Autosuficiencia: aprende todo lo que puedas y lucha por encontrar tu camino en el mundo sin molestar a los demás.
  • Coraje: haz frente a tus miedos y defiende a tu familia y kindred de todo mal.
  • Disciplina: haz siempre lo que creas que es necesario y correcto sin caer en la negligencia.
  • Fidelidad: sé fiel a tu familia, amigos, kindred y a todos aquellos a los que prometes tus servicios.
  • Honor: atente a tus juramentos y honra a tus ancestros manteniendo limpios tu nombre y reputación.
  • Hospitalidad: comparte el hogar, la comida y la bebida con tus amigos, tu kindred y con el viajero que llegue cansado a tu puerta.
  • Laboriosidad: afronta tus obligaciones con buena disposición.
  • Perseverancia: continúa avanzando contra viento y marea hasta el límite de tus fuerzas, hasta que el trabajo esté terminado, hasta que hayas hecho lo que dijiste que harías.
  • Verdad: busca la verdad incluso cuando esta sea difícil de asumir. Di siempre la verdad o mantente en silencio. Defiende la verdad de todos aquellos que esparcen la falsedad.

Estas son las nueve nobles virtudes que seguimos. No se trata de una imperiosa obligación. Es el compromiso que decidimos adoptar con los dioses para poder vivir una vida digna y honorable. Cada día, antes de irme a la cama, reflexiono sobre si he actuado conforme a ellas y pienso en cómo puedo enmendar mis errores en el futuro.

Read Full Post »

Los habitantes de España nos enorgullecemos de la gran variedad de culturas que han pasado por nuestra tierra a lo largo de los siglos y gran parte de esa riqueza y legado cultural se lo debemos a los pueblos germánicos que aquí se asentaron. Sobre ellos se podrían escribir libros enteros. Aquí les recordamos:

Alanos: aunque fueron un pueblo de origen sármata (zona al norte del mar negro que actualmente pertenece a Rusia) se les asocia con las invasiones germánicas porque se unieron a suevos y vándalos durante la invasión de la Galia romana y posteriormente de Hispania. Se asentaron en una amplia zona que abarca el centro, suroeste y sureste de la Península Ibérica.

Suevos (del alemán Sueben): procedentes de la zona del mar Báltico en el norte de Europa, se asentaron en la zona del Noroeste peninsular. Hoy todavía existe una región de Alemania llamada Schwaben.

Vándalos (del alemán Vandalen): procedían de centro Europa en una zona situada entre Alemania y Polonia. Se asentaron en el Sur de la Península. Es curioso como la palabra vándalo ha pasado a ser sinónimo de alguien que causa destrozos allá por donde pasa.

Visigodos (del alemán Westgoten, godos del Oeste): fueron un pueblo germánico originario de la región histórica de Götaland en Suecia. Consiguieron conquistar prácticamente todo el territorio de la Península Ibérica expulsando a los demás pueblos bárbaros.

Read Full Post »

Son muchas las personas que se preguntan si Ásatrú y Odinismo son la misma religión. Hay incluso personas que llevan años profesando de alguna u otra manera las creencias ancestrales del viejo continente sin saber muy bien cómo definirse oficialmente.

¿Son lo mismo? La respuesta es sí pero con matices. Los pilares básicos siguen siendo los mismos: creemos en los mismos dioses, festejamos celebraciones similares, honramos a nuestros ancestros, etc. Sin embargo, la etimología de las palabras nos da una pista muy importante sobre las diferencias que subyacen entre estas dos concepciones. Ásatrú significa literalmente fiel a los dioses Æsir. Odinismo, como se puede apreciar, está formado a partir de la raíz Odín (el dios Odín) y el sufijo -ismo. Este sufijo procede del griego -ισμός, que significa doctrina, escuela o movimiento intelectual.

Podemos decir entonces que mientras que el Ásatrú no tiene una preferencia por un dios en concreto, el Odinismo tiene como dios preponderante a Odín. Se trata de una diferencia muy sutil ya que un ásatrúar puede dirigirse a Odín de igual manera que lo hace un odinista y viceversa, un odinista puede dirigirse a cualquiera de los demás dioses igual que un ásatrúar.

Hay quien dice que los odinistas tienen una postura más folkish respecto de quienes pueden hacerse llamar a sí mismos odinistas. Es decir, que tienen una tendencia a excluir de sus prácticas a todos aquellos que no sean de ascendencia europea. Los ásatrúar por el contrario tendrían una concepción más universalista en este asunto y aceptarían como miembros de la religión a cualquier persona sea cual sea su raza, etnia o procedencia.

Personalmente este es un argumento que a mí no me termina de convencer y explico por qué: hay ásatrúars que rechazan el universalismo y se consideran identitarios, es decir, consideran al Ásatrú como una religión que intenta preservar las tradiciones y la herencia cultural, ancestral y espiritual de Europa. No se trata de una forma de racismo ya que en general todo ásatrúar siente un profundo respeto por todas las culturas y creencias religiosas. Piensan que el Ásatrú es una religión nativa de europa y como tal solo puede ser profesada por personas de ascendencia europea. Del mismo modo respetan que una religión americana sea profesada por nativos americanos, una africana por africanos y una asiática por asiáticos.

En lo que a mi respecta, me autodefino como ásatrúar sin entrar a juzgar quién debe o quién no debe serlo. Eso es algo que a mi no me concierne y pienso que cada uno es libre de creer en lo que quiera siempre que sea consecuente con sus actos. Soy ásatrúar porque yo y todos mis ancestros son europeos y he sentido la llamada de los antiguos dioses de mi tierra. Es un sentimiento que nace desde lo más profundo de mi ser y que me eleva el espíritu en todos los sentidos concebiles.

Read Full Post »

Older Posts »