Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 noviembre 2012

El Altar Ásatrú

El altar es uno de los elementos centrales para los que profesamos la antigua religión germánica. Todo ásatrúar debe tener uno ya que nuestra vida religiosa gira entorno al mismo. En él celebramos los blóts correspondientes de la rueda del año y realizamos nuestros trabajos mágicos. El altar es en definitiva nuestro pequeño rincón de recogimiento donde nos relacionamos más directamente con los dioses.

Existen diferentes tipos de altares: en primer lugar tenemos el altar fijo personal que es donde acudimos cada día para hablar con los dioses y con los ancestros. Otro tipo de altar es aquel que preparamos para celebrar alguna festividad en concreto y que podemos decorar según sea la temática. Por ejemplo en Noches de Invierno podemos colocar calabacitas alrededor. Tendríamos también el altar natural, es decir, aquel que preparamos cuando queremos celebrar un ritual en plena naturaleza. Y por último tendriamos el altar colectivo del kindred.

El más importante es el altar fijo personal porque es donde vamos a llevar a cabo la mayor parte de nuestras actividades como ásatrúars. No existen reglas concretras sobre qué debe incluir o no. Esto es algo muy íntimo que cada uno debe preparar dejándose guíar por lo que le dicte su corazón. No hace falta que sea muy elaborado ni tampoco que ocupe mucho espacio. Incluso puede ser desmontable en el caso de que no quieras que otras personas se acerquen y se entrometan.

A continuación os muestro mi altar personal y sus elementos básicos:

  1. Imagen de Odín.
  2. Cuerno ceremonial.
  3. Runas.
  4. Bandeja de ofrendas.
  5. Bola de cristal (o un cuenco lleno de agua).
  6. Velas.
  7. Daga.

En mi caso, por razones de intimidad, siempre guardo la mayoría de los elementos en el mismo arcón que aparece en la imagen cuando termino de realizar mis actividades.

Como ya se ha dicho, el altar es muy importante en Ásatrú y debe ser sobre todo un lugar en el que uno se sienta a gusto. Únicamente para terminar quisiera dar un par de consejos: procurad que vuestro altar esté orientado hacia el Norte y que los elementos que lo integren sean naturales evitando los materiales plásticos.

Read Full Post »

Leyendo las Eddas tuve una reflexión que me gustaría compartir con todos vosotros: ¿tienen cabida a día de hoy las historias que aparecen en la mitología?

Muchas personas ateas o incluso de otras confesiones me preguntan que cómo es posible que yo, siendo una persona seria, crea en cosas como elfos, gigantes, dioses, etc. Bueno pues aquí está mi respuesta:

Me considero ante todo una persona racional. Creo en los avances científicos. Ahora bien, esto no significa de ninguna manera que sea un leal súbdito de lo que yo llamo “la dictadura de la ciencia”. No creo en definitiva que razón y espiritualidad deban estar enfrentadas constantemente. La razón no debe ser un muro para la espiritualidad y la espiritualidad no es una barrera para la razón.

Dejando sentada esta premisa, me gustaría exponer brevemente cuál es mi punto de vista sobre la mitología en la actualidad. Vamos a ver, damas y caballeros, yo no creo por ejemplo que el universo tenga forma de árbol, ni tampoco creo que exista una serpiente gigante que rodea al mundo y que provoca con sus movimientos las olas del mar. Sería de necios creer en algo así. Todas estas historias, y aquí viene lo importante, son alegorías que nos ayudan a comprender desde un punto de vista abstracto toda la existencia del Universo y la posición del ser humano dentro de él.

Para ilustrar esto podemos hacer referencia al artículo sobre Yggdrasil. ¿Existe bajo el Árbol de la Vida un malvado dragón que va royendo sus raíces? ¡Pues claro que no! Este es solo un mito que puede dar lugar a múltiples interpretaciones. Para mi en particular este dragón representa todo lo que es nocivo para nuestro planeta. Representa por ejemplo la contaminación, el hambre, las efermedades, etc. Es todo aquello que tenemos que combatir si queremos que nuestro hogar, la Tierra, siga siendo un lugar lleno de vida para las futuras generaciones.

En conclusión, ¿tienen cabida a día de hoy las historias que aparecen en la mitología? La respuesta es un sí rotundo. Y quizá ahora más que nunca. La mitología nos hace pensar en quienes somos espiritualmente. Nos hace reflexionar sobre todo lo que nos rodea y sobre todo lo que nos sucede. Creo que somos mucho más que átomos y moléculas. Somos seres espirituales.

Read Full Post »

Para los poetas nórdicos, los árboles eran considerados como el símbolo supremo de la vida y fuente de eterna inspiración. Quizá esto fuera debido a que en ningún otro elemento de la naturaleza se puede observar con tanta claridad la incomparable belleza que supone el paso del tiempo. Pocas cosas hay más hermosas que contemplar el cambio de las estaciones a través de los árboles caducifolios.

Teniendo esta naturaleza sagrada, los pueblos germánicos entendieron que el universo debía asemejarse a un árbol de inmensas dimensiones. Este gran árbol, del que algunos dicen que es un fresno, es conocido como Yggdrasil, sobre cuyas ramas descansan los nueve mundos del universo nórdico:

  • Alfheim: el Reino de los elfos de la luz
  • Asgard: el Reino de los Ases
  • Helheim: el Reino de los muertos
  • Jötunheim: el Reino de los gigantes
  • Midgard: el Reino de los hombres
  • Muspelheim: el Reino del fuego
  • Niflheim: el Reino de las tinieblas
  • Svartálfaheim: el Reino de los elfos oscuros
  • Vanaheim: el Reino de los Vanes

Como se puede observar, el mundo en el que nosotros habitamos (Midgard) no sería más que uno de los reinos que componen el Árbol de la Vida. Muy a menudo cuando hablemos de mitología nos encontraremos con referencias a los demás mundos y nos daremos cuenta del extraordinario legado y riqueza cultural que nace de sus interralaciones.

Sobre Yggdrasil hablan muchas tradiciones. Cuenta la leyenda que bajo el gran fresno se encontraba un voraz dragón llamado Nidhogg que iba royendo poco a poco pero constantemente sus raíces con el fin de destruirlo. No obstante, gracias a los atentos cuidados de las Nornes, el árbol conseguía mantenerse siempre verde y se erguía majestuoso sobre la Tierra.

Read Full Post »